No seas cenizo

Desarrollo de un proceso de reciclaje de los filtros de cigarrillos y diseño de una campaña de concienciación anti-tabaco

¿Quieres saber cómo se realizó esta investigación? ¡Adéntrate en las líneas de este blog para descubrirlo!

Sobre el proyecto


Es de dominio público lo dañino que es el tabaco para la salud y las
innumerables substancias tóxicas que este contiene. A ello hay que incluir los
efectos que los filtros de los cigarros tienen en el medioambiente. Estos, están
fabricados de acetato de celulosa y no son biodegradables.
Por estos motivos, en este proyecto se persigue un método para reciclar los
filtros; y concienciar también a los jóvenes acerca del tabaquismo.
Para el reciclaje, se emplea un proceso químico de manera que el acetato es
purificado para su posterior disolución. Con esto, se consigue alargar la vida
útil de este material.

Introducción


Introducción

Según la OMS, el consumo de tabaco mata a más de 7 millones de personas
cada año. Para 2030 esta cifra aumentará a 8 millones. Sin embargo, es más
alarmante aún comprobar que el 44% de estudiantes entre 14 y 18 años han
fumado alguna vez (Según la Encuesta Estatal sobre el Uso de Drogas en
Enseñanza Secundaria).
Además de lo pernicioso del tabaco para la salud, cabe tener en cuenta el gran
impacto medioambiental que tienen algunos elementos de los cigarros; como
los filtros. Sin ir más lejos, una sola colilla contamina aproximadamente 8
litros de agua, ya que al entrar en contacto con esta; le transfiere las múltiples
substancias tóxicas que contiene el tabaco.
Es por estas razones por lo que este proyecto busca, por un lado reciclar los
filtros para minimizar el impacto medioambiental; y por otro concienciar a
los adolescentes acerca de los perjuicios de fumar.

Más información

Propósito

Mediante la realización de este proyecto se pretende obtener un método para
procesar los filtros derivados de los cigarrillos fumados, de manera que el
impacto medioambiental de estos sea menor.
De manera paralela, también se pretende concienciar a los adolescentes para
evitar el consumo de tabaco en este sector de la población.

¿Es posible purificar y procesar los filtros de los cigarrillos
para reciclarlos y producir otro material?

Más información

Fundamentos teóricos

Primero de todo, es necesario hacer una breve introducción acerca del tabaco.
Este, es un producto vegetal que se obtiene a partir de una planta. Además,
contiene un alto porcentaje de nicotina, lo que convierte esta planta en
adictiva.

Se consume principalmente fumado en forma de cigarrillos. Sin embargo,
cabe destacar que no se fuma la planta en su estado natural, si no que se
añaden una serie de substancias químicas. Estos elementos son añadidos por
una serie de motivos como: conservar el producto, mejorar el sabor o evitar
que “rasque” en la garganta. A las substancias que se introducen durante la
fabricación, hay que añadir las que se generan por la combustión del papel y
el tabaco.

Los análisis químicos del humo que inhala un fumador muestran una extensa
lista de productos químicos: Acetaldehído, Acrilonitrilo, 4-Amino bifenil, o-
Anisidina hidroclorita, Arsénico, Benceno, Berilio, 1,3 Butadieno, Cadmio,
1,1-Dimetil hidracina, Óxido de etileno, Formaldehído, Furano, Aminas
heterocíclicas, Hidracina, Isopreno, Plomo, 2-Naftilamina, Nitrometano,
Compuestos nitrogenados, Naftalina, Fluoreno, Níquel y Mercurio.
Muchas de estas substancias son tóxicas o dañinas, además de
bioacumulables (persisten en el organismo indefinidamente, y persisten
también en la cadena trófica o en el ecosistema).

Descritas las características de la columna de tabaco, nos atañen también las
características del filtro del cigarro. Este está constituido por fibras de acetato
de celulosa. El acetato de celulosa es el producto de reaccionar la celulosa con
el ácido acético, y al ser un compuesto orgánico es soluble en disolventes
también orgánicos (principalmente en acetona). 

El acetato de celulosa tiene un gran número de aplicaciones industriales como
pueden ser: monturas de gafas, mangos de herramientas, fibras de pinceles y
brochas, materiales de embalaje, juguetes u otras clases de filtros.

La función del filtro está concebida como la de retener parte del alquitrán y
demás productos perjudiciales derivados tanto del tabaco como de la
combustión en si, para evitar que lleguen a los pulmones del fumador.

Debido al hecho de que el filtro retiene gran parte de las substancias, se puede
deducir que, junto al hecho de que no es biodegradable; presenta un enorme
riesgo para el medioambiente

Más información

Metodología


Encuesta

Realización de una encuesta para obtener datos al respecto del tabaquismo en generaciones jóvenes

Saber másSep 24, 2017

Búsqueda inicial de información

Llevada a cabo una recogida de información de manera previa a la realización de las investigaciones.

Saber másSep 21, 2017

Limpieza de filtros

Diseño de un proceso de limpieza para eliminar impurezas y residuos químicos de los filtros

Saber másOct 02, 2017

Muestras de laboratorio

Búsqueda de la concentración óptima a la cual el material presenta unas características aceptables

Saber másOct 05, 2017

Simulación de un pulmón

Para simular lo que ocurre en los pulmones cuando se inhala el humo del tabaco, se diseñó un dispositivo por medio del cual circula el humo producido.

Saber másOct 13, 2017

Interpretación de resultados

Interpretación de las muestras obtenidas y diseño de la campaña de concienciación.

Oct 18, 2017

Resultados


Resultados

Las encuestas arrojaron que un 46’5% de los encuestados habían fumado alguna vez y se
encontraban en un rango de edad entre 13 y 19 años.

Dependiendo de la concentración acetato-acetona, se obtuvieron muestras de plástico muy
diversas. Algunas de ellas, no mostraban casi resistencia a los esfuerzos mecánicos ejercidos
con las manos y los dedos. Otras muestras si mostraban un material cohesionado y con una
superficie lisa y un tanto brillante. El material sigue siendo acetato de celulosa, pero se
recombinan las fibras para conformarlo en piezas sólidas. Además, este se puede teñir
añadiendo pigmento en el proceso de disolución.
Se ha sacado en limpio que el ratio óptimo de los componentes de la disolución es: dos partes
de filtros de acetato de celulosa por cada parte de acetona.
Con el material, se dará forma a unas pequeñas piezas de plástico con forma de pulmones;
que formarán parte de la campaña de sensibilización.

En la galería se pueden encontrar tanto las gráficas que recogen los resultados de la encuesta, como imágenes de las muestras y del dispositivo construido para simular el pulmón.

Más información

Conclusiones

Los datos de las encuestas son un tanto alarmantes, pues corroboran la cada vez más baja
edad en la que los adolescentes tienen una primera toma de contacto con substancias como
el tabaco.
Por otro lado, el material obtenido es prometedor y cuenta con unas características físicas
que o hacen apto a múltiples posibles aplicaciones, como por ejemplo fundas para móviles o
piezas de decoración.
Cabe destacar que el hecho de reciclar los filtros no es la solución al problema del
tabaquismo, si no un método temporal para paliar los efectos de los cigarros sobre el
medioambiente. El verdadero éxito de esta investigación se alcanzará cuando, gracias a
campañas de concienciación y sensibilización, no haya filtros que reciclar porque ya no haya
fumadores.

Más información

Referencias


ESTE SITIO FUE CONSTRUIDO USANDO