Resultados


Resultados

Las encuestas arrojaron que un 46’5% de los encuestados habían fumado alguna vez y se
encontraban en un rango de edad entre 13 y 19 años.

Dependiendo de la concentración acetato-acetona, se obtuvieron muestras de plástico muy
diversas. Algunas de ellas, no mostraban casi resistencia a los esfuerzos mecánicos ejercidos
con las manos y los dedos. Otras muestras si mostraban un material cohesionado y con una
superficie lisa y un tanto brillante. El material sigue siendo acetato de celulosa, pero se
recombinan las fibras para conformarlo en piezas sólidas. Además, este se puede teñir
añadiendo pigmento en el proceso de disolución.
Se ha sacado en limpio que el ratio óptimo de los componentes de la disolución es: dos partes
de filtros de acetato de celulosa por cada parte de acetona.
Con el material, se dará forma a unas pequeñas piezas de plástico con forma de pulmones;
que formarán parte de la campaña de sensibilización.

En la galería se pueden encontrar tanto las gráficas que recogen los resultados de la encuesta, como imágenes de las muestras y del dispositivo construido para simular el pulmón.

Más información

Conclusiones

Los datos de las encuestas son un tanto alarmantes, pues corroboran la cada vez más baja
edad en la que los adolescentes tienen una primera toma de contacto con substancias como
el tabaco.
Por otro lado, el material obtenido es prometedor y cuenta con unas características físicas
que o hacen apto a múltiples posibles aplicaciones, como por ejemplo fundas para móviles o
piezas de decoración.
Cabe destacar que el hecho de reciclar los filtros no es la solución al problema del
tabaquismo, si no un método temporal para paliar los efectos de los cigarros sobre el
medioambiente. El verdadero éxito de esta investigación se alcanzará cuando, gracias a
campañas de concienciación y sensibilización, no haya filtros que reciclar porque ya no haya
fumadores.

Más información
ESTE SITIO FUE CONSTRUIDO USANDO